Salud y amianto - Retirada de uralita en Albacete
retirada de amianto en albacete, retirada de uralita en albacete
124
page-template-default,page,page-id-124,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Consecuencias en la salud

 

El amianto es peligroso cuando se dispersa en el aire en forma de fibras diminutas invisibles a simple vista. Respirar esas fibras de amianto puede provocar una de estas tres enfermedades:

Amiantosis, una cicatrización del tejido pulmonar cáncer de pulmón mesotelioma, un cáncer de la pleura (los sacos dobles de membrana lubricada y lisa que contienen los pulmones) o del peritoneo (la membrana doble y lisa que recubre el interior de la cavidad abdominal).

La asbestosis ocasiona graves dificultades respiratorias y puede llegar a provocar la muerte.

El cáncer del pulmón es mortal en un 95 % de los casos. La asbestosis puede degenerar también en cáncer de pulmón. El mesotelioma es incurable y generalmente provoca la muerte en un plazo de doce a dieciocho meses una vez diagnosticado.

Se ha sugerido que la exposición al amianto puede causar cáncer de laringe o del aparato gastrointestinal. Se sospecha que la ingestión de amianto (presente, por ejemplo, en agua potable contaminada) puede ser causa de cáncer gastrointestinal y un estudio, al menos, ha demostrado el riesgo cada vez mayor de concentraciones inusualmente altas de amianto injerido en el agua potable. Sin embargo, estas sugerencias no se han visto lo suficientemente respaldadas por pruebas en los estudios pertinentes.

La exposición al amianto puede provocar también la formación de placas pleurales. Las placas pleurales son engrosamientos aislados, fibrosos o parcialmente calcificados, que se producen en la superficie de la pleura y que pueden detectarse mediante una radiografía de tórax o una tomografía computarizada (TAC). Las placas pleurales no son malignas y, normalmente, no alteran la función pulmonar.

Materiales que pueden contener amianto

El amianto ha tenido múltiples aplicaciones de uso común, como componente de refuerzo o como material de aislamiento térmico, eléctrico o acústico. Se ha utilizado en productos de fricción, juntas, sellantes y colas. Su resistencia química ha propiciado su uso en algunos procesos, como la filtración o los procesos electrolíticos. Se ha utilizado en edificios comerciales, industriales y de viviendas. También se encuentra como material de aislamiento en vagones de ferrocarril, barcos y aviones, y en algunos vehículos militares.

El hecho de que los materiales puedan desprender más o menos fibras de amianto depende de que estos estén intactos o dañados. La condición de los materiales que contienen amianto puede variar con el tiempo debido, por ejemplo, a los daños que hayan podido sufrir, al desgaste o al azote de los elementos.

Existen diferencias sustanciales entre los distintos materiales en cuanto a su nivel de friabilidad y a la facilidad con la que pueden liberar fibras. El orden en que aparecen enumerados estos materiales es indicativo de las posibilidades que tienen de liberar fibras de amianto. Algunos de los materiales que contienen amianto (las mezclas con betún y los materiales para pavimentos con caucho o polímeros) son combustibles. Estos materiales combustibles NO deben eliminarse por combustión, ya que la combustión liberaría las fibras de amianto.

Ejemplos de materiales que contienen amianto, con una indicación del contenido de amianto:
Revestimientos
Proyectados (puede contener hasta un 85 % de amianto)
Aislamiento térmico y acústico, y protección contra el fuego y la condensación.
En estructuras de acero de edificios  de grandes dimensiones o de varios pisos, como cortafuegos en falsos techos, y sobre techos de piscinas.
Relleno de fibras sueltas (puede contener hasta un 100 % de amianto)
Aislamiento térmico y acústico. Aislamiento de desvanes, orificios por los que pasan cables.
Calorifugados y empaquetaduras (pueden contener entre un 1 % y un 100 % de amianto)
Aislamiento térmico de tuberías, calderas, tuberías de alta presión, secciones prefabricadas de tuberías, losetas, cintas, cordones, papel ondulado, cobertores acolchados, fieltros y mantas.
En tuberías y calderas de edificios públicos, fábricas, centros escolares y hospitales. Forros de amianto en calderas industriales de vapor, cordón o cuerda enrollada en torno a piezas de fontanería cubiertas a veces por un revestimiento de tipo cemento.
Tableros aislantes de amianto (pueden contener entre un 16 % y un 40 % de amianto)
Protección contra el fuego, aislamiento térmico y acústico, y trabajos de construcción en general.
En casi todos los tipos de edificios.
En conducciones y como cortafuegos, paneles de relleno, tabiques, placas para techos, capas base para tejados, revestimientos interiores de paredes, paneles para bañeras. Revestimientos de calderas en viviendas, paneles en tabiques y techos, revestimiento interior de hornos y sistemas de pavimentos flotantes.
Cordones, hilaturas (pueden contener hasta un 100 % de amianto)
Materiales utilizados en calorifugados, juntas y empaquetaduras, juntas y sellantes resistentes al calor y al fuego, calafateado en estructuras de ladrillo, aislamiento de calderas y conductos de evacuación de humos, y tubos trenzados para cables eléctricos.
Calderas de calefacción central, hornos, hornos incineradores y otras instalaciones sometidas a altas temperaturas.
Tejido (puede contener hasta un 100 % de amianto)
Juntas y empaquetaduras; aislamiento térmico y calorifugados (mantas y colchones incombustibles y telones ignífugos), guantes,  delantales y monos de trabajo.
En fundiciones, laboratorios y cocinas. Telones ignífugos en teatros.
Cartón duro, papel y productos de papel (pueden contener entre un 90 % y un 100 % de amianto)
Aislamiento térmico y protección contra el fuego en general, y aislamiento eléctrico y térmico de equipos eléctricos.
Fieltro para tejados e hiladas a prueba de humedades, mezclas con acero, revestimientos murales externos y tejados, pavimentos vinílicos, revestimiento de tableros  combustibles, laminados resistentes al fuego, y aislamiento ondulado de tuberías.

Láminas perfiladas para tejados, revestimientos murales externos y protección contra la intemperie.
Tabiques en explotaciones agrícolas  y en viviendas, encofrado en edificios industriales, paneles decorativos, paneles para bañeras, sofitos, revestimientos interiores en paredes y techos de uralita, edificaciones  portátiles, bandejas para la reproducción en  horticultura, marcos de chimenea, y paneles compuestos para la protección contra el fuego.
Fibrocemento (puede contener entre un 10 % y un 15 % de amianto)
Losas, tejas y pizarra. Revestimientos externos, cubiertas, baldosas sin vitrificar y tejados.
Productos prefabricados moldeados.
Cisternas y depósitos, desagües, tuberías de alcantarillado, conductos para el agua de lluvia y canalones,  tubos de evacuación de humos, vallas, componentes de tejados, canales y conductos para cables, conductos de ventilación, y jardineras.
Productos de amianto mezclado con betún  (pueden contener  aproximadamente   un 5 % de amianto)
Fieltros para tejados, hiladas a prueba de humedades, tejados semirrígidos, forros interiores de canalones y chapas cubrejuntas en tejados, revestimientos sobre metal.
Tejados planos, bajantes de aguas.
Materiales para pavimentos (pueden contener hasta un 25 % de amianto)
Losetas (las losetas termoplásticas suelen contener un 25 % de amianto), papel de amianto utilizado como base de pavimentos de PVC.
Escuelas, hospitales, viviendas.
Revestimientos y pinturas  texturizadas (con efecto de relieve) (pueden contener entre un 1 % y un 5 % de amianto)
Revestimiento de paredes y techos.
Masillas, sellantes y adhesivos (pueden contener entre un 5 % y un 10 % de amianto) Pueden haberse utilizado como  materiales sellantes en cualquier lugar.
Sellantes de ventanas, pavimentos.
Plásticos reforzados (pueden contener  entre un 5 % y un 10 % de amianto)Paneles plastificados, paneles y revestimientos externos de PVC, y como refuerzo de productos domésticos.
Paneles plastificados (por ejemplo, Marinite (silicato de calcio)) en camarotes de embarcaciones.
Compuestos utilizados en enchufes de pared.
Tornillos de fijación para aparatos murales.
Cuadros eléctricos.
Productos de aislamiento térmico y fricción, papel de amianto, soportes de resistencia, zapatas de freno, juntas y sellantes de fibra  comprimida, juntas y aislantes cauchutados/de polímero.
Secadores de pelo, radiadores eléctricos de  calor radiante y ventiladores, tostadoras, lavadoras, secadoras de tambor, secadoras centrífugas, lavavajillas, frigoríficos y congeladores.
Tableros aislantes, cemento refractario, sellantes de fibras comprimidas, sellantes cauchutados/de polímero.
Cocinas, hornillos.
Cartón duro. Soportes para recipientes calientes.
Papel, cartón duro, fibrocemento. Soportes para planchas.
Productos textiles de amianto. Guantes de horno, mantas ignífugas.
Paneles de fibras, a veces recubiertos con  mallas de alambre o fibra de vidrio.
Radiadores de gas catalíticos.
Papel recubierto de aluminio, tejido y tableros aislantes.
Radiadores de gas de aire caliente.
Yeso de amianto. Calderas / tuberías.
Bloques aislantes, tableros aislantes, papel, arandelas de cuerda de fibras  comprimidas, arandelas de caucho/polímero.
Radiadores eléctricos de almacenamiento de  aire caliente.
Arandelas de cuerda. Radiadores.
Aplicaciones generales
Productos de fricción. Zapatas de freno, zapatas de embrague en camiones, coches y otros vehículos.